Consultor

¿Qué es el euro?
Es la futura moneda única de la Unión Europea, adoptada en el Tratado de la Unión Europea y ratificado, en nombre de los ciudadanos, por los parlamentos de los Estado Miembros. En algunos países, el Tratado fue avalado directamente por medio de referéndum antes de su entrada en vigor en noviembre de 1993.

¿Por qué llamarlo euro y no ecu, como se esperaba?
Los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión prefirieron el nombre de euro a cualquier otro. La identidad europea del nombre es clara, y no puede confundirse con cualquier moneda existente en la actualidad o que hubiera existido en el pasado.

¿Cuándo llegará el euro a las manos del público?
Para la mayoría el euro no entrará a formar parte de su vida cotidiana hasta el 1 de enero del 2002, cuando las primeras monedas y billetes empiecen a circular. Sin embargo, el euro será la moneda legal de los Estados participantes desde el 1 de enero de 1999, pudiendo ser usado en los mercados financieros y en las actividades de las empresas.

¿Reemplazará a la moneda nacional de los países de la zona euro?
Sí. A partir del 1 de enero de 1999 el euro reemplazará a todas las monedas nacionales de aquellos países que se integren en la zona euro. De esta forma los europeos tendremos una única moneda común.

El euro se sustentará en una economía de gran tamaño. ¿Será tan popular en el mundo como el dólar?
El símbolo del euro será pronto tan familiar como el del dólar o el del yen japonés. Una moneda cuyos propietarios, los ciudadanos y las empresas de Europa, son una parte aun más importante del comercio mundial que los Estados Unidos de Norteamérica, con gran estabilidad, debe ser atractiva para muchos inversores internacionales deseosos de ser menos dependientes del dólar.

¿Por qué necesitamos el euro?
Porqué la economía europea está hoy basada en un mercado único. Este mercado único funciona mucho mejor con una moneda única. Los países miembros de la Unión Europea, realizan más del 70% de su comercio exterior entre ellos y lo aumentarán con una moneda única y estable. Por sí mismo, el euro no puede resolver todos nuestros problemas, pero en tanto que moneda estable y fuerte, contribuirá significativamente a crear una economía más fuerte, capaz de unos crecimientos mayores. Un mayor crecimiento es indispensable para reducir el desempleo y alcanzar un nivel de vida más elevado para los individuos y para las famílias.

[ Ir al inicio de la página ]

¿Cómo puede contribuir el euro a crear trabajos y prosperidad?
En primer lugar, contribuirá a evitar los períodos de turbulencias monetarias y su efecto negativo en el comercio entre los estados miembros. Nos hemos acostumbrado tanto a la inestabilidad entre las monedas europeas que tendemos a olvidar que sus movimientos erráticos, al alza y a la baja, acaban dañando el crecimiento y la creación de empleo. El último de esos períodos de turbulencias, en 1995, costó a los países de la Unión Europea una disminución de un 2 % en el crecimiento y una pérdida de 1,5 millones de empleos.

En segundo lugar, el euro creará más prosperidad al recortar los costes para las empresas. Las empresas ya no tendrán los gastos de gestión de diversas monedas. Y cualquier reducción en los costes puede hacer a una empresa más competitiva y, con frecuencia, a transferir parte de esos beneficios a sus clientes (con un mejor servicio o con una reducción de precios).

Por último, y probablemente la más importante, una gestión más prudente y equilibrada de las finanzas públicas debe conducir a unos tipos de interés más bajos, lo cual será positivo para la inversión, bueno para la creación de empleo y beneficioso para los titulares de préstamos y para los propietarios de viviendas con hipotecas.

[ Ir al inicio de la página ]

Puedo entender que las empresas salgan beneficiadas. Pero ¿qué ventajas obtendré yo del euro?
Si la economía es más sólida de lo que es ahora, usted puede tener mayor confianza en que su nivel de vida seguirá aumentando. Si el crecimiento es más rápido, existirán más oportunidades de empleo para usted y para sus hijos.

Y el euro comportará ventajas prácticas en su vida. Por ejemplo, será fácil comparar precios para un mismo producto entre los diferentes estados miembros. Esto será una ventaja palpable si usted es una persona a la que gusta encontrar los mejores precios cuando adquiere algo caro. Será más fácil localizar los mejores precios en otros países y comprar ahí, por correo o a través de Internet.

Otro beneficio evidente será cuando viaje por los países de la Unión Europea, puesto que no deberá ir cambiando moneda en cada país y pagando las comisiones bancarias por la conversión. Si usted parte hoy de viaje por los quince países miembros y cambia su moneda al entrar en cada país por la moneda local, los cambios y las comisiones de conversión se llevarán la mitad de su dinero.

Y si usted es alguien que cree en la necesidad de incrementar la integración entre los países europeos, sin ningún genero de dudas el euro estará de su lado.

[ Ir al inicio de la página ]

 ¿Quién se va a encargar del euro y de proteger su valor?
El euro estará en manos bien seguras, las del Banco Central Europeo cuya primera prioridad será asegurar que los precios suban lo menos posible. El euro será una moneda estable.

Tampoco debe olvidar que las subidas de precios pueden estar causados por devaluaciones - el euro mantendrá alejado ese peligro.

[ Ir al inicio de la página ]

Estoy convencido que la introducción del euro me costará dinero. ¿Cuánto deberé pagar?
No debe costarle demasiado (nada como simple ciudadano). Algunos gastos, tales como cambiar algunos programas en su ordenador, son inevitables, pero las inversiones en actualización informática deben efectuarse de todas formas. La competencia disuadirá a muchos operadores de recuperar sus costes del consumidor. Los gastos de la transición al euro deben verse como una inversión que producirá sus beneficios por medio de la mayor prosperidad que el euro traerá desde su inicio. Cuándo nos dispongamos a evaluar los beneficios reales dentro de unos años, descubriremos que los beneficios para las empresas y para los individuos han superado con creces los costes.

[ Ir al inicio de la página ]

¿Deberé manipular euros desde el 1 de enero de 1999?
No. Desde esa fecha el euro será la moneda de Europa, pero aún no estará disponible en forma de moneda y billetes.

¿Cómo puede ser el euro una moneda de verdad el 1 de enero de 1999 y no existir en forma de monedas y billetes?
La Unión Monetaria puede empezar el 1 de enero de 1999 porque una gran cantidad de la actividad económica se realiza sin utilizar efectivo. Las bolsas, por ejemplo, y los mercados en los que la deuda pública se compra y vende. Muchas transacciones pueden efectuarse y liquidarse en euros, aunque no existan monedas y billetes en euros.

El cambio se desarrolla en dos etapas puesto que necesitamos disponer de tiempo suficiente -tiempo para permitir que las empresas, los comercios y las administraciones públicas puedan prepararse para trabajar en euros, y tiempo para imprimir los nuevos billetes y acuñar las nuevas monedas.

El esfuerzo a realizar es considerable cuando se piensa que hay más de 12 mil millones de billetes y 70 mil millones de monedas circulando por la Unión Europea en este momento. Desde que empiece la producción de monedas en mayo de este año hasta diciembre del 2001 habrá que fabricar más de 2,5 millones de billetes y 7 millones de monedas cada día. Las monedas y los billetes en euros empezarán a circular el 1 de enero del 2002 y la peseta todavía podrá ser usada un tiempo máximo de seis meses desde esa fecha.

[ Ir al inicio de la página ]

¿Cómo serán las monedas y billetes euro?
Los billetes serán de 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500. Los billetes serán idénticos en todos los países.

Las monedas irán desde un céntimo de euro hasta dos euros (1, 2, 5, 10, 20 y 50 céntimos, y 1 y 2 euros). Las monedas tendrán una cara única (anverso) para todos los países y otra distinta (reverso) según el país que la haya acuñado, no obstante serán válidas en todos los países, y podremos pagar con ellas en cualquier país de la zona euro.

[ Ir al inicio de la página ]

¿Podré utilizar el euro antes del 1 de enero del 2002?
Esta claro que no lo podrá hacer para aquellas transacciones que requieran efectivo. Pero podrá disponer de una cuenta en euros en su Banco desde la que efectuar pagos o cobros en euros o pesetas. Sin embargo no será de gran utilidad para los particulares en tanto no dispongan de monedas y billetes en euros, excepto para empezar a familiarizarse con los nuevos valores. Pero para eso, y desde el 1 de enero de 1999, su Banco le informará en los documentos habituales del contravalor en euros de sus saldos en pesetas (extractos de cuenta, certificaciones, etc.)

[ Ir al inicio de la página ]

¿Cuándo empezaré a recibir mi nómina y a pagar mis impuestos en euros?
La mayoría de la población no empezará a recibir sus salarios en euros hasta el 1 de enero del 2002. No obstante muchas empresas pueden empezar a informar en la hoja salarial del contravalor en euros de sus nominas. El impuesto de la renta podrá pagarlo en euros, si así lo desea, desde el 1 de enero de 1999, no así otros impuestos, como los municipales, para lo que probablemente deberá esperar al 1 de enero del 2002.

[ Ir al inicio de la página ]

¿Cuándo deberé empezar a aceptar euros de mi empresa o como cambio en las tiendas
Las monedas y billetes en euros serán de curso legal a partir del 1 de enero del 2002 y nadie puede obligarle a aceptarlos con anterioridad a esa fecha. Pero una vez los euros empiecen a circular la vieja moneda será retirada progresivamente, así que cada vez habrá menos efectivo en pesetas para pagar nóminas (para aquellas que se paguen en efectivo) y para ser devueltas como cambio en los comercios.

Ir al inicio de la página