Consultor

Las alteraciones a que esta sujeto un billete como consecuencia de su circulación, pueden ser de dos tipos: Fraudulentas y No fraudulentas.

Importante: Con el objetivo de evitar, en alguna medida, el engaño a través de estas alteraciones; le aconsejamos que se familiarice con los motivos y retratos que caracterizan a las diferentes denominaciones de billetes .


Fraudulentas: Consiste en modificar el aspecto de un billete de banco legítimo, alterando los signos de valor, cambiándolos por otros de mayor valor. Son fácilmente detectables ya que el retrato del patriota no se corresponde con la denominación del billete. Estas se llevan a cabo por medios físicos químicos o mecánicos, por ejemplo:
- Alteraciones por injerto en la denominación (las más comunes).
- Puede decolorarse un billete auténtico, de baja denominación, para obtener un papel genuino e imprimir en él un billete de alta denominación (en este caso se combina la falsificación con la alteración).


No fraudulentas: Las alteraciones no fraudulentas son las que se causan en forma accidental tales como:
- Maltrato o destrucción por el uso.
- Roturas.
- Quemaduras.
- Dibujos o escritura en la superficie del billete.
- Mancha total o parcial.
- Decoloración por acción climatológica o química.

Ir al inicio de la página