Consultor

Tarjeta Cómplice. Sabido es que para efectuar una operación de compra-venta necesariamente el empleado o administrador recibe la tarjeta de crédito del afiliado, por lo que los delincuentes (al agenciarse plaquetas identificativas robadas) concertan con sus cómplices de la misma entidad para después lograr la transacción y determinar el porcentaje de ganancias.

Tarjeta Invisible. Esta modalidad requiere de mucha astucia del delincuente, ya que después de averiguar que personas mantienen tarjetas de crédito vigentes, logran obtener una copia carbón de la orden de pago o vaucher, la misma que servirá como "muestra" para elaborar una nueva tarjeta, que será confeccionada con partes de tarjetas robadas, colocando los caracteres tipográficos correspondientes a los datos originales mediante "recorte" o "pegote". Posteriormente con la ayuda de sus cómplices trataría de efectuar las operaciones comerciales ilícitas.

Tarjeta con Imitación de Firma. En este caso los delincuentes se agencian documentos de identidad falsificados y junto con las tarjetas de créditos robadas, concurren a los establecimientos comerciales sorprendiendo a sus administradores, pues imitan la firma que aparece trazada en el reverso de la tarjeta de crédito al momento de efectuar la suscripción de órdenes de pago.

Tarjeta con Firma Ficticia. Para este caso los delincuentes mediante solventes químicos proceden a borrar la firma que aparece trazada en la cinta adherida a la plaqueta identificativa, quedando el espacio gráfico libre para ejecutar y trazar una nueva firma, (la cual resulta inexistente). Los falsarios realizan la operación de compra - venta ilícita empleando también documentación de identidad ficticia.

Ir al inicio de la página