Consultor

La falsificación constituye un delito de fraude, mediante el cual se trata de reproducir el billete utilizando distintas técnicas y medios a ese fin, con el objetivo de obtener ingresos ilícitos. Atendiendo a los medios utilizados pare efectuar la reproducción del billete podemos clasificarlas en falsificaciones artesanales y falsificaciones industriales.

Las falsificaciones se hacen generalmente para introducirlos a través de la red de comercio y servicios minoristas y público en general, por lo que el falsificador pone el mayor énfasis en lograr que la apariencia externa del billete falsificado sea lo más parecido al legítimo, pero en función de los medios que posea tratara también de imitar o falsear los dispositivos de seguridad que los fabricantes de billetes de banco adicionan al mismo para su protección contra falsificaciones. Con el objetivo de evitar, en alguna medida, el engaño a través de estas falsificaciones; le aconsejamos que se familiarice con los motivos y retratos que caracterizan a las diferentes denominaciones de billetes .

Falsificaciones políticas
Como excepción tenemos las llamadas falsificaciones con objetivo político. En casi todas las guerras (secretas o de agresión) han existido intereses por las partes contendientes o de una de ellas por desestabilizar económicamente al enemigo como las realizadas:
- Por orden de Napoleón Bonaparte se realizaron falsificaciones de los rublos de la Rusia zarista, antecediendo la invasión de las tropas francesas.
- Por los alemanes y los ingleses durante la II Guerra Mundial.

En estos casos son el estado o las instituciones gubernamentales quienes asumen y ponen en manos de expertos los medios y técnicas necesarias para la imitación.

Ir al inicio de la página