Consultor

Por otra parte, el tráfico de dinero acuñado fue cediendo terreno a las transacciones efectuadas con documentos emitidos y respaldados por los bancos. Poco a poco aparecieron los billetes. El uso del papel moneda se generalizó en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XVII; también en Estados Unidos se comenzaron a emplear billetes, pues las restricciones coloniales habían reducido la afluencia de metales Preciosos a América del Norte.

Desde luego, el uso de la nueva invención no estuvo exento de problemas: en algunos períodos se imprimieron billetes sin respaldo sólido, lo que ocasionó serios trastornos. Fueron este tipo de situaciones las que llevaron a los ingleses a crear una institución que controlara la emisión de dinero bajo la más estricta vigilancia del gobierno. Así nació en 1694 el Banco de Inglaterra, que se convirtió en el banquero de todos los banqueros ingleses; es decir, el primer banco central de la historia. Con su fundación nace el moderno sistema bancario.

Ir al inicio de la página