Consultor

Hoy en día ocurre una nueva revolución científico tecnológica: hace apenas unos 50 años inventó un instrumento voluminoso y complejo para realizar operaciones matemáticas y cálculos científicos; hoy, reducidas sus dimensiones e increíblemente aumentadas sus capacidades, las computadoras se encuentran en casi cualquier hogar.

En el mundo moderno, hablar del dinero de plástico y de las operaciones de las instituciones bancarias y financieras lleva, irremediablemente, a tratar acerca de los instrumentos, medios y formas de comunicación e informática que facilitan y hacen posible la gran velocidad de la circulación del dinero. Las computadoras u ordenadores electrónicos y la comunicación vía satélite han sido, indudablemente, factores determinantes en este fenómeno.

Las computadoras fueron inicialmente diseñadas por los científicos como una herramienta de ayuda en su trabajo diario. Actualmente, en toda actividad humana esta presente su empleo, incluso en la vida doméstica cotidiana. 

Por ser ordenadores y procesadores instantáneos de grandes volúmenes de información, las computadoras han tenido múltiples aplicaciones en el campo de la administración: hoy en día son casi indispensables en la elaboración de nominas de personal; la contabilidad y manejo presupuestal; auditorias y control; cuentas por cobrar o pagar, inventarios, adquisiciones, ventas, mercadotecnia, simulación, proyecciones y pronósticos; almacenamiento y recuperación de información; sistemas de información gerencial, y correo electrónico.

Como puede suponerse, esta enorme variedad de aplicaciones ha generado usos específicos para su empleo en las instituciones bancarias y financieras, tales como control de cuentas bancarias de cheques, ahorro e inversiones; tarjetas de crédito y pago de servicios; cajeros automáticos; terminales de punto de venta, transferencia automática de fondos y operaciones en la bolsa de valores, entre muchos otros.

Ir al inicio de la página