Consultor

Es una verdad universalmente reconocida que una joven red de distribución de medios que posee una audiencia considerable necesita buscar la forma de sacarle provecho. El caso en cuestión: el World Wide Web, 3W o simplemente el Web (el novedoso servicio de Internet), ese universo de computadoras interconectadas rebosante de consumidores ricos cuya única forma de gastar dinero "online" es entregando su tarjeta de crédito a unas redes que no le ofrecen seguridad, y definitivamente esta no es la mejor receta para el éxito.

CyberCash, con sede en Reston,Virginia, lanzó un producto que podría cambiar todo esto, y convertir el Web en una gigantesca máquina de distribución automática. El sistema CyberCoin de esta compañía posibilitará "microtransacciones" hasta de veinticinco centavos. "Creemos" dice Larry Gilbert, vicepresidente y gerente general de CyberCash, "que será el corazón del comercio electrónico en Internet".

He aquí cómo funciona el sistema: usted visita el sitio en el Web de CyberCash, transfiere una billetera electrónica vacía a su disco duro y la registra con la compañía (si su banco se inscribe en CyberCash, este le ofrecerá una billetera con el nombre del banco inscrito). El programa actúa como una ATM, y le permite transferir de $20 a $100 de su banco al Web. Cuando usted llega a un sitio que acepta CyberCash, usted puede gastar su dinero usando su tarjeta de crédito o sus CyberCoins.

Para los empresarios "online", estas "monedas", o marcadores digitales de su dinero, podrían ser el dispositivo mágico que hará posible el comercio en el Web. Supongamos, por ejemplo, que cierto escritor del Time quiere promover sus cuentos "online". Ponerlos en el Web es facilísimo. Pero, ¿supongamos que quiere cobrarles a sus lectores 50¢ por cada historia? Nadie va a dar un número de tarjeta de crédito para eso.

Y eso es música para los oídos del CyberCash, cuyos ingresos se derivaran de lo que paguen los usuarios por usarlo, igual que los que emiten tarjetas de crédito. "En una transacción de 25¢", dice Gilbert, "le cobraremos al banco 6¢, y ellos le cobrarán al comerciante 8¢". Según aumenta el tamaño de las transacciones, el porcentaje es menor; pero de todos modos, cuando se trata de más de un millón de usuarios, las ganancias de las CyberCoins podrían representar mucho dinero.

Inevitablemente, la empresa tendrá compañía pronto. CyberCash lanza CyberCoins con una lista respetable de socios: unas 30 compañías anfitrionas del Web le ofrecerán CyberCash a sus clientes, y para fin de año CyberCash espera que unos 100 sitios en el Web se le unan . Inicialmente seis bancos ofrecerán billeteras electrónicas a sus clientes, incluyendo First Union, el sexto banco de los Estados Unidos, con sede en Charlotte, Carolina del Norte. "Obviamente hay un nicho para pagos con 'monedas' en Internet", dice Parker Foley director de comercio electrónico de First Union, "CyberCash es la primera compañía en adoptar un modelo completo".

Un informe, publicado a principios noviembre de 1996, transmite un optimismo cauteloso sobre la seguridad. "Estos sistemas son mucho más seguros que las tarjetas de crédito", dice Sendrovic, vicepresidente ejecutivo del Federal Reserve Bank of New York. "No hay una medida que de por si sola sea completamente adecuada, pero una combinación de medidas juntas puede hacerlos relativamente seguros".

No todo el mundo lo cree. Y si usted es un gigante bancario multimillonario, las microtransacciones no vale la pena el riesgo, todavía. Los principiantes entusiastas, sin embargo, ven el riesgo de manera diferente, y tal vez los consumidores también, intrigados por el prospecto de ir de compras en el espacio cibernético. Se puede hacer una fortuna con las compras impulsivas en el Web, por que no ser el primero en reclamar su parte?  

Ir al inicio de la página