Consultor

El papel de seguridad, incluso el no satinado, debe diferenciarse de un papel corriente y quien lo maneja debe darse cuenta inmediatamente de las notables diferencias que representa respecto a un corriente papel comercial. Sin necesidad de recurrir a controles analíticos de laboratorio, ya por su rigidez, opacidad, alisadura, color natural y aspecto exterior, un papel utilizado para la impresión de documentos-valor debe presentarse, en general, como un papel con características diversas que correspondan a las de un papel de seguridad. Para conseguir tal resultado es necesario recurrir, durante la fabricación, a material primas seleccionadas, es decir, fibras de valor y coste superior no utilizadas por lo tanto en el papel comercial.

La fibra utilizada prevalentemente es el algodón. Las fibras de algodón son largas, con alta resistencia, lo cual le da mayor fortaleza mecánica y alta pureza química; estas fibras son ricas en celulosa, apenas tienen hemicelulosa y lignina, elementos estos altamente degradantes (hidrolizantes y oxidantes) que aceleran el proceso de envejecimiento del papel.

E1 papel para billetes de banco, por ejemplo, esta formado por una pasta compuesta al 100% de fibra de algodón oportunamente tratada con el fin de obtener un papel con un peso y calibre standard.

En la figura se puede observar el algodón ya tratado, listo para ser introducido en las cubas de una máquina para papel, para la preparación del empaste.

E1 algodón, incluso en porcentajes menores, en el empaste da al papel características de elevada resistencia y solidez y el aspecto típico del papel de seguridad.  

Ir al inicio de la página